…de mi pueblo.

…de mi pueblo.

De esencia inamovible,
con fragancia a hierba recién cortada, a hojarasca húmeda,
a lluvia que viene mojando la tierra.

Voz de campanas que tañen desde siempre puntuales,
trayendo malas y buenas nuevas.

De trinos de pájaros, del arroyo que salta fugaz entre las rocas,
ladridos de perros lejanos en la noche,
cencerros y esquilas.

Cuentos sencillos de historias complejas,
de cuando la tierra no era propia pero se defendía del usurpador.

Guardas tradidiones, palabras y costumbres,
ocultándolas entre las piedras y maderas de tus casas,
de tus cercas, de tus cuadras,
de tus bordas y palacios,
ermitas e iglesias.

Te sigues resistiendo a cambiar,
aunque los dos sabemos que sucumbirás a la seducción de ser el mejor y más moderno.

Pero perdurará tu esencia siempre,
recuerdos de los veranos de mi niñez.

Oskar Benegas

Etiquetado , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *