…de los libros.

…de los libros.

Fuente inagotable de aventuras, desventuras,
ciencia real y ficción, terror, amor,
historia e historias,
y poemas.

Nos hacen reír, nos hacen soñar, llorar, amar y siempre…
aprender.

Desde los más sencillos de bolsillo,
hasta las grandes ediciones ricamente encuadernadas,
pueblan las estanterías de la biblioteca.

Duermen en silencio sus personajes entre sus páginas,
con sus sueños reales e imaginados por la bulliciosa mente de un autor,
nos harán volar, navegar, correr, saltar, luchar, pensar…
amar.

Solo es comparable a empezar a leer un libro,
a la emoción de la intriga,
a cómo serán sus personajes,
a la narrativa, al desarrollo,
al nudo, al meollo de la historia,
a cómo se desenlazará, se deshará el embrollo
y lo solventará felizmente o trágicamente.

Solo es comparable, digo, a terminarlo,
cerrarlo sobre el regazo, entronar los ojos
y revivir, uno a uno, los pasajes,
las escenas que se te hayan colado hasta el alma.

Oskar Benegas

Etiquetado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *