…de la venganza.

…de la venganza.

Se parece mucho a la justicia,
pero sin ser su sinónimo engaña al pueblo,
en juicios sumarísimos de callejas y plazuelas.

Nunca es justa, cuando se disfraza de tal.

Tras consumarla el vacio te inunda, pidiendo más.

Es poderosa,
capaz de mover vidas completas durante más de una existencia,
transmitiéndose de generación en generación,
como si de una joya se tratase,
siendo, solamente, fruto de odio
perpetuado en los tiempos
que diluyen la afrenta que le dio origen.

Siempre desmesurada,
capaz, ella sola, de provocar la guerra y destrucción total.

Venerada y antigua como la humanidad,
paradigma del ojo por ojo,
base de toda amenaza.

Tentación humana.

Oskar Benegas

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *