Viento

…del viento.

…del viento. Potencia invisible, de efímera existencia. Capaz de sembrar destrucción, cuando la borrasca azota en la costa, y crear ilusión cuando elevas la comenta del niño. Acompañas en el baile a los copos de nieve, refrescas las tardes de agosto como sutil brisa, arrancas y amontonas hojas muertas, en otoño. Desde antiguo empujas nuestros…

Palabras

…de las palabras.

…de las palabras. Lo sois todo, sin ser nada. Solo bocanada de aire, que el viento se lleva. Idea incorpórea que expresa, niega, interroga, afirma o condena. Podéis ser duras como piedra arrojadiza, amables y conciliadoras como un abrazo, crueles y dolorosas cuando reflejáis verdades descarnadas, cariñosas cuando expresáis el amor verdadero. Afiladas como puñales…

Colores

…de los colores

…de los colores Están ahí desde siempre con el único propósito, de iluminar la vida. El rojo es color y calor, pasión, amor carnal, lujuria. Cuando palidece y se apastela, Se convierte en el delicado rosa. El azul es la calma y la reflexión, tranquilidad, saber, mesura. El verde es natural, bosque, tierra, y siempre…

de las letras

…de las letras.

…de las letras. Del conjunto de líneas, curvas, puntos y formas impensables, nace la magia, la unión que expresa, que da significado. Vuestra importancia no depende de la cantidad, pero sois capaces de juntaros a millones, para formar relatos y poemas, acusaciones y defensas, pruebas de la existencia. Capaces de dar valor, de evitar que…

tacto

…del tacto.

…del tacto. Antiguo y tosco, menospreciado y poco lucido, podríamos decir que eres el más denostado de los sentidos. Pero tú nos proporcionas la seguridad de distinguir el hielo del fuego, la información de la vida, la sensibilidad sutil de la caricia, y el placer del amor. A ti, pobre en prestigio, trabajador infatigable sin…

Olores

…de los olores.

…de los olores. Sois la ventana que nos une al pasado. Recuerdos antiguos que el aire trasporta. Ante el impresionante olor a mar, impregnándolo todo de salitre y bravura incontenible, no desmerece la fragancia de mi niñez, a hierba recién cortada secándose al sol. Evocaciones de verano, de tranquilidad y de pasado. La suculencia de…

sabores

…de los sabores

…de los sabores   Dicen que lo inundan todo, cuando impregnan nuestros sentidos. Dulce como el amor, el pastel, el beso suave. Ácido, estimulante, te atrapa hasta enfermar. El amargo de la hiel, ponzoña que queda después de pasar, como la muerte. Salado, chispeantes luces de fiesta, Que te hacen sentir vivo. Picante como el…

fuego

…del fuego.

…del fuego. Fascinación y terror ancestral, es lo que provocas. Creemos que te tenemos dominado, pero con un zarpazo de dolor, consigues escapar de nuestro control, y nos recuerdas que eres libre y caprichoso. Admiramos tus voluptuosos movimientos, tus formas y colores nos hipnotizan, cuando dormitas en la hoguera y o en la chimenea. Tu…

...de la noche

…de la noche

…de la noche. Simplemente tu nombre, ya nos evoca un  miedo ancestral. En ti se refugian leyendas y mitos, siendo coartada de crímenes humanos, atribuidos a seres sobrenaturales. En tu silencio vivo, el susurro del viento, nos sobresalta, el chasquido de una rama, nos previene, el aullido nos sobrecoge. Das cobijo al ladrón. amparo al…