Amistad

…de la amistad.

…de la amistad. La que siempre estás ahí. Pasan los días y te diviertes de nuevo, pasan las semanas y tomamos un café. Nos reímos. Pasan los meses y comemos juntos. Nos contamos nuestros logros. Pasan los años y me cuentas tus angustias. Tal vez tomemos algo. Aunque el tiempo nos difumine la vida, en…

adolescencia

…de la adolescencia

…de la adolescencia Invencible, indestructible, inabarcable. Triste, furiosa con el mundo, incomprendida e irreconocible. Así, y no sabiendo qué ni cómo te sientes, es la metamorfosis humana. Tan cruel y despiadada consigo misma, que es capaz de destruir para siempre la magia y la inocencia. Como intolerante con los demás y absolutamente egoísta. Despertar a…

de la risa

…de la risa.

…de la risa. La buscamos con ahínco, aun sabiendo de la dificultad de conseguirla, pues es fácil hacer llorar, pero muy difícil hacer reír, aunque las lágrimas de ambas nos puedan confundir. El bebé la imita y la ensaya hasta la extenuación, para recordarla cuando crezca. Eres difícil, mas cuando llegas todo lo llenas, con…

Ira

…de la ira.

…de la ira. Sentimiento en contenible, que nubla le razón. Instinto que manifiesta la verdadera faz del ser humano: agresivo, despiadado y cruel. Liberándolo del corsé que permite la convivencia, de la educación y el control, que nos hacen personas. Quien lo deja suelto, no es consciente de su maldad. Quien se vanagloria, no conoce…

Juventud

…de mi juventud.

…de mi juventud.   En ella todo era posible, peligrosamente inmortal, provocada por la necesidad imperiosa de vivir demasiado. y demasiado rápido. Huida hacia adelante del que empieza a vivir, justificando a las acciones propias que acusaban a los demás. Desenfado inmoral, cargado de moralinas y discursos infalibles de quien empieza a no creer, y…

niñez

…de mi niñez.

…de mi niñez. Recuerdos difuminados por el tiempo, mil veces olvidados y mil veces revividos, y siempre modelados. Paraíso ilimitado de la imaginación, gobernado por la magia que cultiva la inocencia. Risa desbordada, juego incansable, historias sin final. Lo imposible, era posible y hasta los miedos eran irreales. Hoy, desde el gris de mi pelo,…

mentira

…de la mentira.

…de la mentira. Nunca eres inocente. Incluso pequeña, escondes la maldad de un engaño. Te disfrazas de piadosa, para ocultar mis miedos íntimos. Te haces absurda, en un intento de acrecentar mi vanidad, pero ridiculizarás mi pequeñez al ser descubierta. Eres cruel al ocultar la verdad del infiel. Creativa en el guion de las vidas…

Reyes Magos

… de los Reyes Magos

… de los Reyes Magos.   Noche de ilusión y nervios para niños y ancianos. De quien todo lo quiere y todo le sobra, y quien nada tuvo y nada precisa. Chocolatada. Seguida de día anodino de desilusión, previo a la rutina. Cotillón. Tradición tan artificial como sus homónimos, orondos del norte y carboneros del…

navidad

…de la navidad.

…de la navidad. Época de fiesta y celebración, forma fastuosa de conmemorar el nacimiento de un hombre pobre. Contradictorio, como el pensamiento humano. Nacida mucho antes del nacimiento que celebras, ahora te adornas de luz, árboles imposibles y nieve. Artificiales, como la vida que creemos poseer. Eras sencilla, simple, natural y normal, eres lujosa, llamativa,…

mirada

…de una mirada.

…de una mirada. Expresión sin palabras, pero de igual o mayor fuerza que aquellas. Puedes ser penetrante e intensa, imposible de mantener. Suplicante y lábil, invitando a la ternura y al abrazo. Profunda e insondable, como el mar que oculta secretos y tesoros. Felina y desafiante, te atrapa y te hechiza, impidiéndote apartar de ella…